Autor de la página web

Autor de la página web

Información sobre el autor


REPARTE SALUD, COMPARTE VIDA.

   Uno de los actos de mayor humanismo y solidaridad, estarán de acuerdo con nosotros, es la donación altruista de órganos y sangre. Donación de órganos bien tras la muerte, bien en vida para salvar otras  o mejorar las expectativas y calidad de vida de los enfermos. Y de sangre para socorrer a víctimas de accidentes, llevar a cabo las transfusiones que necesitan personas enfermas o con vistas a realizar operaciones, aunque también últimamente se estilan las autotransfusiones.

   En referencia a este tema nos ocupamos aquí, en concreto, de la importancia de concienciarse sobre la necesidad de donar sangre, de compartir salud, por las ventajas que tiene no sólo para el enfermo sino también para el donante. A nivel mundial las autoridades sanitarias hacen constantes llamamientos a la cesión voluntaria de una parte de este vital líquido para abastecer los bancos de sangre o para cubrir circunstanciales necesidades determinadas por el agotamiento de las reservas de un tipo concreto de sangre o porque algún desastre o accidente obliga a disponer de importantes cantidades. Quizás por no llevarse a cabo las oportunas campañas de concienciación por parte de los responsables de algunos de los países, quizás porque los ciudadanos no son conscientes de la importancia de donar una sangre que en pocas semanas el cuerpo autorregenará es por lo que desde Naciones Unidas han declarado el 14 de junio como "Día Mundial del Donante de Sangre". En muchas ocasiones, pese a disponerse de los especialistas necesarios para salvar la vida de enfermos y accidentados, nuestra falta de solidaridad puede hacer inútiles todos estos esfuerzos económicos y humanos que se invierten en beneficio de todos nosotros, de nuestra salud.

    Son varios los tipos de donaciones a realizar: donación de sangre en general: para uso de cualquier persona que lo necesite; de reemplazo: para garantizar que se mantenga siempre la provisión adecuada de sangre; autólogas: el paciente dona su propia sangre ante una cirugía por si luego necesitara una transfusión; asignadas: donación de sangre por parte de familiares del enfermo; automatizadas o aféresis: se donan ciertos componentes de la sangre como glóbulos rojos, plaquetas o plasma.

   Una extracción de sangre, que por lo general sólo nos exige un tiempo de alrededor de 10 minutos, nos reporta también unos beneficios. En el caso de los varones, la donación con asiduidad, según demuestras recientes estudios médicos, disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Además, al donante, a su sangre, se le someten a varios análisis que también garantizan su buen estado de salud: control de la tensión arterial, determinación del grupo sanguíneo, detección de anticuerpos irregulares, detección de sífilis, detección del virus de VIH, detección de hepatitis B y C, detección de otros anticuerpos, detección de anemias. ¿Acaso todas estas ventajas no rentabilizan con creces el dedicar una pequeña parte de nuestro tiempo libre, incluso pasar por el incómodo trámite del pinchazo en el dedo y brazo, a compartir desinteresadamente nuestra salud? Los hombres pueden donar hasta cuatro veces al año sin que su cuerpo se resienta y las mujeres tres.

   Como ejemplo, y en el caso concreto de España, son en torno a las 4 mil las transfusiones de sangre y plasma que se llevan a cabo cada día y que vienen a salvar la vida, también diariamente, a unas 60 personas; porque por cada bolsa de transfusión, una vez procesada y extraídos hematíes, plasma y plaquetas, se pueden salvar, al menos, tres vidas.

Correo electrónico
Contraseña
Recieve news about this website directly to your mailbox
Sign up for PayPal and start accepting credit card payments instantly.














Contador web
Name
Email
Comment
Or visit this link or this one